Amor romántico VS Ser romántico/a.

Creo que hay gente que cuando oye hablar del amor romántico, enseguida lo relaciona con ser romántico/a.

Por ello me gustaría explicar bien que es el amor romántico y aclarar los conceptos para no confundirlos.

El amor romántico, es un modelo de amor idealizado que surge en el siglo XIX en la cultura occidental. Une el concepto de amor con el matrimonio y la sexualidad. Anteriormente, estos conceptos estaban separados. Existían los matrimonios concertados (sin amor y sin sexualidad, únicamente para procrear) y el amor cortés medieval (amor sin sexualidad y sin matrimonio).

Este modelo de amor romántico se caracteriza también por promulgar una serie de mitos y creencias que, como verás, son imposibles de cumplir.

A través de la cultura (películas, cuentos, canciones..), nos han ido transmitiendo un modelo de relación amorosa, en el cual:

  • el amor es eterno (te querré siempre)
  • el amor es exclusivo (sólo te quiero a ti)
  • el amor es incondicional (te quiero pase lo que pase)
  • el amor es predestinado (hay una persona especial para ti que te está esperando, sólo has de encontrar a tu media naranja)
  • el amor es sufrimiento (quién bien te quiere te hará llorar)
  • el amor es posesión (tú eres mío/a)
  • el amor es fusión (tú y yo somos uno)
  • el amor son celos (si sientes celos, es porque quieres de verdad)
  • la finalidad del amor es el matrimonio

Si basamos nuestras relaciones de pareja en estas creencias y pretendemos cumplir todos estos mitos, generaremos unas expectativas falsas en nuestra relación, que nos llevarán a la frustración y al sufrimiento.

Supongo, que a lo largo de tu vida, habrás comprobado que el amor no es eterno y tampoco incondicional. Tenemos varias parejas a lo largo de nuestra vida amorosa y cuando no nos sentimos bien en esa relación, la terminamos.

Por tanto, cuando hablo de de-construir el amor romántico, me refiero a deshacernos de estos mitos tan dañinos que asfixian una relación de pareja.

Ser romántico es otra cosa distinta. Ser romántico/a implica estar presente en tu relación de pareja, implica cuidarla, tener detalles, conocerla y sorprenderla.

Tener un amor sano y sostenible implica también utilizar esos detalles románticos que ayudan a enriquecer y cuidar una relación sentimental.